Frases de Charles Bukowski – Mujeres

July 7, 2011 No Comments

Las mejores frases de Charles Bukowski (Mujeres)

  • “Las personas amorales se sentían más libres, pero carecían de la capacidad de sentir o amar.”
  • “A mí siempre me han puesto cachondo las resacas, no para besar ni chupar, sino para echar un polvo sin contemplaciones.”
  • “El tráfico fluía inacabable como una procesionaria.”
  • “La educación era la nueva divinidad, y los hombres educados los nuevos poderosos hacendados.”
  • “Las partes buenas de nuestra relación eran como una rata revolviéndose y mordiéndome en el estómago.”
  • “Siempre me ponía nervioso antes de una lectura, muy tenso y desasosegado. Casi siempre vomitaba. Entonces lo hice. Vomité sobre una de las tumbas.”
  • “Una vez que una mujer te da la espalda, olvídala: te aman y de repente algo se da la vuelta. Te pueden ver muriéndote en una cuneta, atropellado por un coche y pasarán a tu lado escupiéndote.”
  • “Hicimos una parada para comprar licor, hielo y cigarrillos, luego regresamos al apartamento. Su única copa había puesto a Cecilia soltando risas y hablando sin parar. Ahora estaba explicándonos que los animales también tenían alma. Nadie se lo discutió. Era posible, lo sabíamos. De lo que no estábamos tan seguros era de si la teníamos nosotros.”
  • “Ese es el problema con la bebida, pensé, mientras me servía un trago. Si ocurre algo malo, bebes para olvidarlo; si ocurre algo bueno, bebes para celebrarlo; y si no pasa nada, bebes para que pase algo.”
  • “Mientras los hombres veían el futbol o bebían cerveza o jugaban a los bolos, ellas, las mujeres, pensaban en nosotros, concentrándose, estudiando, decidiendo, si aceptarnos, descartarnos, cambiarnos, matarnos o simplemente abandonarnos. Al final no importaba, hicieran lo que hicieran, acabábamos locos y solos.”
  • “Estaba constantemente cachondo y me masturbaba continuamente. Le hacía el amor a Lydia y luego por la mañana volvía mi casa y me masturbaba. El pensamiento del sexo como algo prohibido me excitaba más allá de toda razón. Era como un animal aplastando a otro hasta la sumisión. Cuando me corría sentía como si fuera en la cara de todo lo decente, blanca esperma resbalando por las cabezas y almas de mis padres muertos. Si hubiera nacido mujer seguro que hubiera sido prostituta. Como había nacido hombre, anhelaba constantemente mujeres, cuanto más guarras mejor. Y sin embargo las mujeres, las buenas mujeres, me daban miedo porque a veces querían tu alma, y lo poco que quedaba de la mía, quería conservarlo para mí. Básicamente deseaba prostitutas porque eran duras, sin esperanzas, y no pedían nada personal. Nada se perdía cuando ellas se iban. Pero al mismo tiempo soñaba con una mujer buena y cariñosa, a pesar de lo que me pudiera costar. De cualquier manera estaba perdido. Un hombre fuerte pasaría de ambos tipos. Yo no era un hombre fuerte. Así que continuaba bregando con las mujeres, con la idea de las mujeres.”
  • “Por la mañana nos duchamos y vestimos.
  • -Te llevaré a desayunar- dije yo.
    -Vale- dijo Mercedes-. Por cierto, ¿hemos jodido esta noche?
    -¡Por Dios! ¿No te acuerdas? ¡Debimos estar jodiendo por lo menos una hora!
    No me lo podia creer. Mercedes parecía poco convencida.
    Fuimos a un sitio pasada la esquina. Pedí huevos con bacon, café y una tostada. Mercedes pidió tortitas con jamón y café.
    La camarera nos lo trajo. Tomé un poco de huevo. Mercedes echó salsa a sus tortitas.
    -Tienes razón- me dijo-, me has debido joder. Siento el semen cayéndome por la pierna.
    Decidí no volver a verla.”
  • “Dejé el teléfono. Pensé en Sara. Pero Sara y yo no estábamos casados. Un hombre tenia sus derechos. Yo era un escritor. Era un viejo indecente. Las relaciones humanas nunca solían funcionar. Sólo las dos primeras semanas tenían algo electrizante, luego los participantes perdían el interés. Las máscaras caían y la realidad aparecía: dementes, imbéciles, chiflados, rencorosos, sádicos, asesinos. La sociedad moderna había creado su propia especie y la había enfrentado entre sí. Era un duelo a muerte en un cerco sin salida. Lo más que podía uno esperar de una relación, decidí, eran dos años y medio como máximo. El rey Mongut de Siam tenía 9000 esposas y concubinas; el rey Salomón del Antiguo Testamento tenía 700 esposas; Augusto el fuerte de Sajonia tenía 365 mujeres, una para cada día del año. Sanidad en números.”

Posts Relacionados!

Tags: Frases


Leave a Reply

(required)

(required)


Imagenes de las capas internas de la tierra

¿Cuales son las capas internas del planeta Tierra?  

Caracteristicas de los monos araña

Antes habíamos hablado de las caracteristicas del mono o primate, hoy les dejamos las de los monos araña en...

Cadena de amor para Facebook corta

quieres ser besado mañana encuentra el corazon ▼ ◄ ▲ ► ▼ ◄ ▲ ► ▼ ◄ ▲ ►...

Donde vive Marcelo Tinelli?

Lo que todos se preguntan, de una de las personas mas influenciadoras de la Argentina. Siempre Marcelo Tinelli marcando...

Para que fue creada la OTAN?

Para que razón fue creada la OTAN? La Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN, por sus siglas en español;...

Porque fue creada la estatua de la libertad?

Porque levantaron la estatua de la libertad? El jurista y político francés, autor de Paris en Amérique, Eduardo Laboulaye,...

En que año fue creada la brujula?

Cuando se invento la brujula? Se cree que fue inventada en China, aproximadamente en el siglo IX, e inicialmente...

En que año fue creada la guitarra?

Los origenes de la guitarra: Cuando fue inventada la guitarra? Los orígenes y evolución de la guitarra no están...

10 Frases muy tristes de dolor

Frases para llorar de tristeza Frases tristes cortas. Recopilación de frases tristes que te ayudan a expresar lo que...

En que pais vive Justin Bieber

Querías saber donde vive justin bieber ahora? Justin Bieber actualmente vive en Estados Unidos, como vemos en la ultima...